Invertir en el mercado de valores puede ser muy interesante para un individuo que esté considerando ganancias futuras. Sin embargo, no es una decisión que deba tomarse a la ligera, ya que existen riesgos. Para estar seguro de que está tomando la decisión correcta, es importante conocer las reglas básicas para invertir en el mercado de valores.

Invertir en el mercado de valores: ¿qué es?

En los mercados financieros, puedes comprar o vender valores. Esto se llama invertir en el mercado de valores. Este tipo de inversión permite:

– Recibir ingresos: cuando un individuo compra acciones de una empresa, entonces recibe dividendos que forman parte de los beneficios de la empresa. También obtiene a veces cupones de bonos (préstamos concedidos por inversores) que son una representación del pago de intereses;

– Beneficio de las ganancias de capital: con la evolución del precio del valor en el mercado, un inversor puede obtener un beneficio si consigue vender un valor a un precio mucho más alto que cuando lo adquirió.

Invertir en el mercado de valores: las reglas básicas

Para un principiante en el mercado financiero, es más que necesario familiarizarse con las reglas básicas de la inversión en el mercado de valores:

– Invertir con una parte (no demasiado) de sus ahorros: un individuo debe evitar invertir en la bolsa de valores si los ahorros que va a utilizar para sus proyectos de la vida diaria. Es decir, utilizar sólo una parte de los ahorros, que, en caso de pérdida, no afectará a su nivel de vida;

– Averigüe antes de invertir: un individuo no puede ir a por ello con los ojos cerrados. Le interesa entender el concepto de tal inversión antes de hacer nada. En primer lugar, debe saber todo sobre los productos financieros: el tipo de producto (bonos, acciones, derivados), los riesgos asociados a él y los mecanismos. También es importante averiguar sobre el emisor. Para mayor seguridad, se recomienda solicitar el asesoramiento de un profesional en la materia para conocer no sólo los objetivos del emisor sino también su situación. Para no perderse nada, se recomienda seguir la información económica y bursátil accediendo a los sitios web de las bolsas de valores o a través de la prensa financiera;

– Definición de la estrategia de inversión: según su perfil, el inversor debe tener un objetivo de beneficio muy preciso. También necesita un piso de pérdida máxima;

– Diversificación de la cartera: el objetivo es asegurar que el capital invertido se distribuya correctamente. Por lo tanto, si alguna vez se produce una caída en una sola acción, no tendrá un impacto grave en toda la cartera. Es fundamental saber distinguir entre las diferentes inversiones;

– Tener un buen control de su cartera: La vigilancia es el primer socio de un inversor. Debe vigilar de cerca su cartera porque los mercados rara vez son estables;

– Saber cuándo parar tomando beneficios y retirarse si alguna vez se alcanza el umbral de pérdidas admisibles.

Invertir en el mercado de valores: riesgos y precauciones

Cualquier tipo de inversión está sujeta a riesgo, y la inversión en el mercado de valores no es una excepción. El arma ideal para hacer frente a estos riesgos es el dominio de la información sobre los productos financieros. Cabe señalar que: cuanto mayor sea el potencial de una inversión, mayores serán los riesgos.