El valor de los activos es la valoración primaria de una empresa que tiene en cuenta el valor de mercado (que puede retirarse vendiéndola), el valor neto de los activos (valor de mercado menos un descuento para hacer una venta rápida) y el valor de uso (corresponde al placer o la conveniencia que aporta un activo). Así que la valoración de los activos se utiliza para determinar el precio de un negocio añadiendo el precio real de todos los activos que lo componen.

¿Cuál es el método de la riqueza?

La valoración de la riqueza es un método fácil. Se basa en una simple suma algebraica de los activos y pasivos frente a terceros de la empresa. En su totalidad, la empresa parece un montón de activos y deudas cuyo valor sólo necesita ser definido independientemente. Una valoración de una empresa basada en métodos patrimoniales puede aplicarse en los siguientes casos: sociedades holding, fábricas, distribución, comercio y todas las sociedades patrimoniales. Quedan excluidas las empresas de informática o de servicios, así como las empresas de nueva creación. Así pues, para las empresas privilegiadas, el método patrimonial es una valiosa herramienta para medir la historia de la empresa y un medio para determinar un umbral mínimo para la eliminación.

Métodos de activo y pasivo basados en el balance

Estos métodos son relevantes para la valoración de los activos de las empresas que tienen activos importantes y cuya rentabilidad no es muy importante, como una empresa inmobiliaria o una industria. Sin embargo, serán menos pertinentes para las actividades de servicios, por ejemplo. Hay dos métodos diferentes para valorar los bienes:

– Activos contables netos ajustados (ACNA)

Consiste en tomar sólo los valores reales de los activos y pasivos eliminando los no valores (gastos de formación) y reajustando las partidas teniendo en cuenta su valor de mercado.

ACNA= activo real – pasivo real

– Valor contable neto revaluado (VCNR)

Este método toma el ACNA y añade la revalorización de la buena voluntad llamada good will (GW= (RE- (i x capital empleado)), se establece de la siguiente manera:

Valor de la empresa = ACNA+ GW

Determinar el valor de los activos de una empresa

Para tener un valor consistente y realista, es necesario definir claramente el contexto de la valoración de una empresa. Necesitas saber si estás en un proceso de activo por activo o de empresa en marcha. Si no se trata de un negocio en marcha, debe prestarse especial atención a las consecuencias fiscales de las diversas enajenaciones. Por lo tanto, cuando se vendan los activos, éstos mostrarán ganancias o pérdidas de capital que permitirán ajustar el valor del negocio.