Valoración de un inmueble

La valoración de un inmueble es una labor técnica. Requiere de unos conocimientos específicos que poseen arquitectos y otros profesionales de la construcción. En este sentido, pueden hacerse estimaciones de la propiedad como las que hallamos en el sitio web realadvisor.es. Pero también debemos saber en qué tenemos que fijarnos para realizar esa valoración.

Ubicación del inmueble

Cuando vamos a adquirir una propiedad, es importante saber cuál es su ubicación. Debemos fijarnos en qué servicios tiene la zona. Por ejemplo, si cuenta con colegios o supermercados cerca. Pero también es necesario que cuente con buenos servicios de transporte e incluso con centro de salud. Esto resulta especialmente importante en la compra de edificios para alquilar o revender. La razón es que en ellos van a vivir personas con diversas necesidades: familias con hijos pequeños, personas mayores o parejas jóvenes. Igualmente, es importante que analicemos si se trata de una zona ruidosa por tener locales nocturnos o si es un barrio en crecimiento. Todos estos aspectos son aplicables también a la compra de terrenos para construir.

Superficie y calidades

Otro aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de valorar un inmueble son los metros cuadrados que tiene. Lógicamente, cuantos más sean, más valor tendrá la propiedad. Pero aún más importante que la superficie es la distribución de la vivienda. Hay pisos que pierden muchos metros en largos pasillos y luego las habitaciones son pequeñas. Siempre tiene más valor un inmueble con estancias amplias y bien distribuidas que otro peor organizado desde el punto de vista constructivo. Asimismo, conviene mirar esto en la compra de villas. Estas pueden tener interminables escaleras que las hacen incómodas.
Junto a lo anterior, tenemos que fijarnos en la calidad de los materiales con que está construido el inmueble. Si son buenos, la vida útil de este será mayor. Por el contrario, si son malos, tendremos que hacer reformas en poco tiempo.

Orientación, vistas y otros aspectos

La orientación es otra característica que debemos considerar en la valoración de un inmueble. No es lo mismo una casa soleada que otra en la que debamos tener la luz encendida todo el día. En esto influye mucho la altura de la vivienda. Los pisos más altos son más soleados, mientras que los primeros suelen ser más oscuros. Asimismo, los últimos pisos de un inmueble tienen mejores vistas. Por tanto, cuanto más alto sea el inmueble, más valor tendrá. Lógicamente, siempre que cuente con ascensor. Finalmente, los pisos que tienen terraza o balcones son más valorados que los que carecen de ellos.
En conclusión, estos son los aspectos más importantes para hacer estimaciones de la propiedad en cuanto a su valor, pero hay otros. Por ejemplo, el ahorro energético también es muy importante.